He batido mis alas azules.

30/8/13

He batido mis alas azules.
Hoy he batido mis alas azules, he volado por el cielo azul y he respirado el aire puro de la mañana de noviembre.
No habían manchas de algodón el cielo. No había niebla. 
Los rayos del sol se estrechaban hasta alumbrar el rincón más oscuro del pueblo. Yo seguía volando y volando hacia el fin del cielo, que parecía ser infinito. 

............

Hoy me he levantado contenta, feliz. Mi ventana proyectaba un nuevo día soleado en el que se respiraba paz. He desayunado mis tostadas con mermelada y mi zumo de naranja. He bajado a la calle. El aire puro de la mañana de noviembre acariciaba mi cara y mi pelo cuidadosamente. Yo caminaba hacia el instituto tranquilamente. No se oía ni un alma en la calle. Al no haber carreteras asfaltadas, no habían coches ni otros transportes circulando por el pueblo. Sólo bicicletas, patines, y monopatines se deslizaban por las calles del pueblo.
Llegué al instituto, me senté en mi pupitre y me preparé para la primera clase: matemáticas. 

...........

Mis alas no dejaban de volar al compás de la suave brisa. Ahora empezaba aparecer unas tímidas nubes en el cielo. Decidí llegar hasta la nube y cruzarla. "¿Cómo se sienten los pájaros o las otras mariposas al cruzar una nube?" pensé. "¿Dejaría mi silueta marcada como en las películas de hadas? ¿Me cubriría completamente de algodón? ¿Qué pasaría?"

..........

Todos los alumnos estábamos sentados esperando órdenes del profesor. 
-Abrid el libro por la página 82.

Todos obedecimos. "¡Buuuff! ¡Más algebra!" pensé. 
El profesor comenzó a explicar la lección de hoy mientras apuntaba en la pizarra.
Al terminar dijo:
-¿Quién no lo ha entendido? -dijo con brusquedad, esa que le caracterizaba a él.

Levanté la mano tímidamente, pues era la única en toda la clase.

..............

Crucé la nube. ¡Madre mía! Estaba cubierta de algodón. No paraba de toser. Sentía que me había tragado un trozo y había llegado hasta mi campanilla sin masticar.  Mis ojos lloraban al mismo tiempo, y mis alas empezaron a caer por que no soportaba el peso del algodón.

..............

Todos me miraban. El profesor me miró enfadado. Agaché la cabeza pero mi mano seguía alzada.
-¡Por diós, Berlanga! ¿Es que usted nunca entiende nada, o qué? -me chilló.
Noté como mis ojos empezaban a suplicarme que sacara mis lágrimas, pero las retuve mientras dije: 
-Señor, lo siento. Simplemente no lo entiendo...
-¡Claro! -me interrumpió -¡Es que si no me escucha como quiere lograr entender esto!

La primera lágrima  ya resbalaba por mi mejilla.

..............

Yo seguía cayendo hacia abajo. Mis alas no podían con el algodón que permanecía pegado a ellas. Afortunadamente me aclaré la garganta y dejé de toser. 
 Entonces me di cuenta de que empezaron a caer gotas. Y eso no hizo más que siguiera cayendo bajo más rápidamente.

............

-¿¡Que me llora!?¿A mí? ¿En mis clases? -me gritó.

Yo permanecí callada pues no tenía fuerza ni para decir un simple "Sí".
Al ver que no contestaba...

-Señorita Berlanga recoja sus cojas y salga fuera del aula. ¡Ya! -me ordenó.

Le hice caso. No tenía más remedio y además me sentiría mejor. 

La clase que aún permanecía callada. Si el sentarme en la última fila tenía una razón, era porque no quería llamar la atención. 
Recogí los más rápidamente que pude reprimiendo mis lágrimas, aunque alguna cayó inevitablemente, mi agenda, mi estuche y algunos libros que había guardado en el pupitre. Mi agenda no estaba. Fruncí el ceño. "¡Lo que me faltaba!" pensé.
Fui a buscar en mi mochila mientras guardaba los libros y el estuche. No se oía ni un alma. Parecía estar sola, aun así sentía las miradas de mis compañeros y del profesor clavadas en mi espalda. Descubrí que mi agenda raramente estaba en mi mochila.

-¡Venga, deprisa! Que no tenemos todo el día -me dijo el profesor.

Me apresuré a cerrar mi mochila y salí de allí con la cabeza agachada y con lágrimas cayendo. Antes de salir el profesor me chilló:

-¡No vuelva a aparecer por mis clases con esa actitud! ¡Aquí se viene a aprender!

Abrí la puerta del aula y salí. Me senté en un banco que había en el pasillo, me descolgué la mochila y la dejé allí. Me senté en el banco y hundí mi cabeza entre mis piernas y todas las lágrimas salieron de mis ojos como salía el zumo de la naranja que había exprimido esta mañana. 

............

No podía más. Caí. Caí en el suelo. La lluvia había crecido y más gotas caían sobre mí. Eran más intensas. Tenía menos algodón en mis alas pues con la lluvia parecía haberse disuelto. No me podía levantar. No paraba de llover y mis alas pesaban. A cada intento que hacía por levantarme me respondía más gotas de lluvia que tumbaban mis alas en el suelo. Hasta que la lluvia no parara no podría levantarme. 

....………

Allí seguía yo con mi cabeza escondida entre mis piernas arrodilladas llorando. 
Oí unos pasos. 
"Será alguna profesora."
-¿Teresa? - me dijo una dulce voz a la que conocía perfectamente.

"Lo que me faltaba. ¡Joel!"
Joel era un chico de un curso mayor que yo, primero de bachiller. Y yo... A mí me atraía. Y sólo de pensar que había visto allí...¡me quería morir! 
No tenía más remedio que alzar la cabeza, no me iba a quedar allí así. 
Alcé la cabeza tímidamente y le miré con los ojos llorosos. 

-Teresa, ¿estás bien? -me preguntó dulcemente frunciendo el ceño. 

-Sí - le dijo con un hilo de voz. 
Mentía, obviamente. El profesor me había echado de clase de mala manera porque no entendía bien la lección. Las matemáticas no es que las lleve mal, pero tampoco tan bien. Me cuesta de entenderlas, a veces. No esperaba que ningún compañero saltara en mi defensa pero les hubiera agradecido que dejaran de mirarme. Y encima Joel ahora estaba allí, y yo tenía la cara de haber llorado. 

Se sentó junto a mí en el banco dejando mi mochila cuidadosamente en el suelo. Me refregué lo ojos con las manos. Estábamos muy cerca.
-Teresa, ¿que ha pasado? -dijo sin dejar de mirarme. 
Me calmé un poco. Desde qué había aparecido me sentía mejor. 
Le expliqué lo sucedido:
-Soy tonta por llorar por una cosa así. -dije mientras me refregaba los ojos con las manos. Joel no había dejado de mirarme y yo... No sólo estaba roja por haber llorado...
-Es que el de mates es un capullo -me dijo bajando la voz - no te chives, ¿eh? Qué si no me caerá una buena. -me dijo soriendo. 
-Tranquilo -le dije devolviéndole la sonrisa y mirando esos ojazos azules que tenía -no me chivaré. 

Luego pensé: "Qué raro que Joel esté aquí normalmente los martes por la mañana a primera hora no está."
-No quiero ser aguafiestas, pero no deberías de estar en clase -le pregunté armándome de valor. 
-Los martes a primera hora no tengo clase pero he venido para adelantar trabajo en la sala de informática. Y ahora iba a por un café. 

Asentí. ¿Qué le iba a decir?

-¿Quieres tomar algo conmigo en la cafetería?

¿¡Qué sí quería!? ¡Vamos si quería! 

-Vale -le dije intentando no mostrar mi entusiasmo.

Me sonrió y nos levantamos, me colgué la mochila y nos fuimos a la cafetería. 

...........

La lluvia ya había pasado. Habían sido unas gotas sin importancia pero intensas. Agité mis alas para espolsar las gotas. Conseguí levantarme e intenté volar de nuevo. Volé un poco pero enseguida me caía, al menos de pie. Aún tenía las alas mojadas. Miré al cielo. Había sido una lluvia tonta. Había llovido intensamente durante un rato. Pero como siempre tras cada lluvia hay un arco iris. El arco iris emergió. Se dibujó en el cielo una curva dibujada con tinta de todos los colores. Sonreí. Era precioso. Conseguí caminar hacia la luz del sol que se proyectaba en la tierra para a ver si mis alas se secaban rápidamente para poder volver a volar. 

.........

Estaba sentada en una de las mesas de la cafetería. Él había ido a pedir un café con leche y una taza de chocolate caliente, para mí. Había sacado mi agenda de la mochila. Al abrirla descubrí un papel doblado dentro de ella. Al desplegarlo me dí cuenta de Miguel, mi vecino y mejor amigo me había escrito la receta que le pedí de la tarta de chocolate. Sonreí. Miguel era un cielo. 

-Veo que estás más contenta- comentó al dejar las tazas en la mesa -Si necesitas algo de ayuda con las mates me los dices y te ayudo. -me dijo una vez sentados allí. Estábamos solos. 
-Gracias, pero me las apañaré. -le agradecí con una sonrisa. 

Joel bebió un sorbo de su café. Tenía la punta de la nariz manchada de café. No pude evitar reírme. 
-¿Qué? -me preguntó sonriendo inocentemente. 
-Tienes café en la nariz -le dije riéndome. 

Se limpió la nariz sin éxito. 

-¿Aún? -me dijo al ver que no dejaba de reírme. 

Asentí. 
Volvió a limpiarse la nariz de nuevo son éxito. 

-Pues quitármelo tú, anda, que así no avanzamos -me dijo tendiéndome la servilleta y levantándose. 
Cogí la servilleta y él ya estaba a mi lado de pie. Como no llegaba me tuve que levantar. Le miré a los ojos y me encontré con los suyos y su sonrisa. 

.........

El arco iris permanecía en el suelo y mis alas ya parecían estar secas. Intenté volar, y lo conseguí. Volé despacio hacia el cielo. Mi sueño siempre había sido cruzar un arco iris. La curiosidad de saber que pasaría me comía por dentro. ¿Dejaría una silueta marcada? ¿Me mancharía de tinta de todos los colores? ¿Olería a algún perfume? ¿Qué pasaría? Era mi oportunidad de saberlo. Me dirigí volando hacia el arco iris batiendo mis alas lo mejor posible. 

.........

Estábamos muy cerca. Me sonrojé. No sé si se dio cuenta o qué... Con la servilleta le limpié la mancha lo más cuidadosamente que pude. Giré la cabeza y dejé la servilleta en la mesa. Noté qué me cogía con su mano derecha mi cintura suavemente. Me giré y nuestras narices rozaron. Agaché la cabeza un poco avergonzada. Joel me abrazó por la cintura y apoyé mi cabeza en su hombro mientras mis brazos rodeaban su cintura. Yo hubiera parado el tiempo. Estaba tan agusto allí. No me podía creer lo que estaba pasando. Un calor recorría mi cuerpo. Me aparté de él lentamente y de nuevo estábamos uno enfrente del otro, muy cerca. Deshice mis brazos de su cintura pero el seguía rodeándole con su brazos. 
Joel no perdió más tiempo. Me besó. Sus labios y los míos se juntaron.sabían a café. Era mi primer beso. Me dejé llevar y le rodeé el cuello con mis brazos. Mi primer beso. Un beso intenso y cálido y sobre todo, correspondido. Se separó de mí tiernamente y con su mano derecha me acarició la mejilla y me volvió a besar. Esta vez fue más corto pero tierno y cálido. Se separó de mí y mirándome fijamente a los ojos me dijo:
-Te quiero, Teresa. 
Y le besé. 
-Yo también te quiero Joel. 
Me besó en la frente y nos separamos del todo. 
 -Apúntate mi móvil, anda. 
Saqué mi smartphone y me lo apunté y le dicté también el mío. 

Eran las 9:45, faltaba un cuarto de hora para la segunda clase de la mañana: biología. Eso ya me animaba más. Me gustaba mucho biología y el profesor aunque era exigente era muy buena persona. 

......

Traspasé el arco iris. Me miré las alas y las tenía manchadas de colores. También se me había quedado un perfume delicioso encima. Me sentía mucho mejor. Para mí había sido como un abrazo multicolor. 
Regresé a mi pequeña casa volando, haciendo piruetas en el aire contenta y feliz y me di cuenta de una cosa. 

..........

Joel y yo dejamos las tazas en el mostrador y salimos al pasillo.
Dirigí hacia el aula donde tenía clase y Joel decidió acompañarme. Me senté en un banco cercano al aula y Joel se sentó conmigo. 
-¿Quieres qué quedemos esta tarde para ir a dar un paseo?
-Bueno vale, pero primero tendré que acabar los deberes y eso. 
-Tranquila, tu acaba tranquilamente. Te esperaré. 
-Ahora que lo pienso tendré que pedir los deberes de mates. 

Joel rió:
-¿Sabes que te quiero? -me susurró al oído. Desafortunadamente no pude besarle, tuve que quedarme con las ganas pues el profesor de biología ya andaba por el pasillo. Y entonces me di cuenta de una cosa. 

No todos los días pueden ser buenos, pero siempre habrá algo bueno en cada día. 

Blue Butterfly.

6 comentarios:

  1. ¡hola guapa!
    pasate por mi blog, sorteo 2 packs de muestras premium, dos prendas a elegir de la marca ahai shopping, gafas de ver o de sol!! :)
    proximamente cromos de auryn o los pitufos 2 y 3 mochilas a elegir de material escolar (las empresas colaboran)
    http://eldiarioderosie.blogspot.ro/p/sorteos-activos.html
    Espero que sigas mi blog y te animes a participar en alguno^^
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Hola Blue Butterfly:
    ¡¡Pero que entrada más preciosa!!
    ¿Vas a escribir una historia? Yo te apoyo :3
    Por cierto. . .Gracias por apoyarme, es muy importante para mi :)

    Un saludo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Me alegro de que te guste la entrada. :) Es para un concurso de Super Fun. A lo mejor escribo una historia o algo y la publico. ;) Gracias por apoyarme.
      Para mí es honor apoyar a personas que lo están pasando mal. :)
      Blue Butterfly.

      Eliminar
  3. Ooohhh me ha encantado tu historia, sigue asi y llegaras lejos.
    Besos^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Me alegro se que te haya gustado. :)
      Gracias por tu apoyo, significa mucho para mí.
      Un beso.
      Blue Butterfly.

      Eliminar

¡Hola!
Estoy encantada de que quieras dejar un comentario. ¡Muchas gracias! El blog mejorará gracias a ti.
Pero recuerda que los SPAM y los SPOILERS no están permitidos, así como la falta de respeto hacia mí o a otro usuario que comente.
Gracias.
Blue Butterfly