Espejo

19/4/15

Espejo

Todo estaba teñido de colores tan vivos, tan intensos que parecía que nada sería capaz de decolorarlo. Las alegrías y las sonrisas eran tan frecuentes que la tristeza parecía tan amena, incluso parecía inexistente. El gris y el negro considerados como colores decaídos y deprimentes, y del blanco se decía que desprendía pureza allá donde estuviera porque era tan plano, tan limpio.

Y mira por donde que resultaba que todo era un espejo, que solo refleja lo que ve y no lo que siente. Y que es el corazón el compositor de nuestra música, aquella que escribe y escucha, y que nos dice quiénes somos, el tejedor de nuestros sentimientos, a esos que si se les acusa por incumplir las normas que la sociedad ha regido, recibirían una condena que solo les permitiría hablar en silencio y sentarse en la mesa del rincón abandonado, simplemente por ser diferente a lo que hubieran deseado.

Y hemos crecido, como crecen las flores, agarrándose a sus raíces, como nosotros nos aferramos en nuestros padres que nos enseñan lo que está bien y lo que está mal, y sin darnos cuenta el tiempo pasa y el tallo va brotando, y ahora solo nos falta abrirnos y florecer. Y cuando esto ocurre es cuando nos mostramos realmente como somos y cuando verdaderamente nos conocemos a nosotros mismos aunque no nos guste, aunque no lo queramos admitir, solo porque va en contra de los valores que nos han involucrado y porque que puede que a los demás no les guste.

Y en esa fase de la vida estoy yo ahora, en la adolescencia.

No tuve una infancia demasiada feliz, pero de si eras feliz o no te das cuenta en estas edades, y también te das cuenta de si lo eres ahora o no, y que se puede hacer para cambiarlo. Pero a veces, parece que estamos acorralados por tantas dificultades que no encontramos la salida. Otras veces pensamos que a lo mejor no es tanto, pero en el fondo sí que lo creemos.  

La vida es una contradicción. Nunca se sabe cual es la mejor decisión que se debe tomar, tal vez porque ninguna de las que nos planteamos es la correcta. A veces hay que tirarlo todo por la ventana y hacer lo que nos dé la gana, los que nos diga el corazón, que es a quien debemos escuchar aunque la razón quiera entrometerse, porque la razón es un espejo, que ni escucha ni siente. Y la vida se guía y se vive de sentimientos y emociones, no de razones.

Ahora me olvido de lo que dicen y de lo creen, cojo el espejo que me mira y lo estampo contra el suelo, se parte en pedazos y se cae añicos.

Sin espejo, no hay espejismo.

Sin espejismo, no hay mentiras, ni apariencias.

Solo queda el corazón.


Blue Butterfly

4 comentarios:

  1. Muy hermoso escrito, ¿lo escribiste tu? Me encanto. Besoosss
    María.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Me alegro de que te guste. :D

      Sí, lo he escrito yo. :)

      Blue Butterfly

      Eliminar
  2. Me encanta este escrito y como escribes de verdad :)
    Besos:3
    -Zoa

    ResponderEliminar

¡Hola!
Estoy encantada de que quieras dejar un comentario. ¡Muchas gracias! El blog mejorará gracias a ti.
Pero recuerda que los SPAM y los SPOILERS no están permitidos, así como la falta de respeto hacia mí o a otro usuario que comente.
Gracias.
Blue Butterfly