Yo también he sido machista: he odiado la feminidad

1/11/18


¡Hola a todas!
Hoy vengo a hablaros de algo de lo que me he dado cuenta hace muy poco y es que he odiado todo lo relacionado con lo femenino, a pesar de que siempre me he sentido mujer y me he identificado con el género femenino.

A mí, por lo menos, me parece algo bastante fuerte porque he odiado a todo lo relacionado con la mujer siendo yo una mujer, por lo que también me he odiado a mí misma por ser una mujer.

En el post de hoy quiero contaros mi experiencia, cómo me he dado cuenta de esto y por qué pienso que esto ocurre - porque, por supuesto, no debería.

¡Vamos allá!
mi identidad de género y cómo me he desafiado los estereotipos de género desde que era pequeña - sin darme cuenta, claro -
Antes de nada, quiero dejar claro que el género es un constructo sociocultural que se le atribuye a lo masculino y a lo femenino, y de ahí, derivan los roles de género, que se refiere a esas expectativas asociadas con lo masculino y lo femenino, y los estereotipos de género, que se refiere a aspectos de personalidad y comportamientos, también, asociadas con lo masculino y lo femenino.

No me quiero poner técnica hablando de estas cosas porque no es lo que toca hoy, pero sí quería dejarlo claro porque precisamente de lo que voy a hablar es del género y a mí, particularmente, lo que me hizo rechazar lo femenino fue a raíz de los roles y los estereotipos de género. 

El tema del género es muy interesante y hace tiempo hice un post informativo acerca de lo que había aprendido, así que te dejo el link aquí, por si quieres pasarte.

 El caso es que yo nunca he cuestionado mi identidad de género, ya que soy una mujer cis y siempre me he identificado como tal, es decir, nunca me he planteado que pudiera ser trans o no binarie porque siempre me he sentido cómoda con mis genitales, con mi cuerpo - fisiológicamente hablando porque, a nivel estético, yo también me he hecho (y hago, a veces) body shaming, aunque de esto os hablaré muy pronto en otro post - con que se dirijan y se refieran a mí en femenino, y etc.

Pero nunca me he sentido identificada con los roles y los estereotipos de género. Está claro esto son lo que la sociedad espera que seamos y que probablemente, no haya ninguna mujer que encaje al cien por cien y se sienta plenamente identificada con los roles y los estereotipos de género, porque al final, es una imagen artificial que ha creado el patriarcado.

Pero en mi caso, tal y como yo lo viví, era mucho más radical, ya que yo tenía más afinidad con lo que se atribuía tradicionalmente a lo masculino, que a lo femenino.


Un ejemplo es que a mí siempre me ha gustado mucho el deporte: me gusta verlo, me gusta jugarlo y me gusta entrenar para trabajar la fuerza, la resistencia, la flexibilidad, la agilidad y etc. Pero, en cambio, el tema de la moda y la belleza nunca me ha llamado la atención, ni me ha gustado.

Recuerdo una vez de pequeña que fui a un cumpleaños disfrazada de Blancanieves - porque era una fiesta de disfraces - y mi madre me quería pintar los labios de rojo - porque Blancanieves tiene los labios rojos - y me acuerdo que yo no quería y lloré y todo, porque es que no quería pintarme los labios - no me gusta. Y allá que me fui con los labios pintados y con una sensación de incomodidad encima que no os lo podéis ni imaginar.

Prefería mil veces sentirme fuerte y valiente, antes que guapa y bella, y esto me pasa desde que tengo uso de razón, es decir, desde que era una niña pequeña.

El problema de esto es que era muy pequeña - estoy hablando de 5 o 6 años - y desde entonces, he tenido claro que a mí lo que me gustaba era cosa de chicos, como puede ser el deporte, y siempre he sentido que eso está mal, que lo que sentía y lo que quería no era correcto porque yo era una niña y tenía que hacer cosas de niñas, como jugar a las muñecas o a mamás y a papás.

Ojo que no digo que jugar con las muñecas o a mamás y a papás esté mal: lo que te está mal es que te impongan que tienes que hacer ciertas cosas y prohibirte otras solo por tu género, que era lo que a mí me pasaba y sentía esa limitación constantemente.

Y desde ese primer momento que sentía esa limitación que me estaban imponiendo y que me estaba oprimiendo, ya que yo no me sentía libre, desde ese momento me convertí en una aliada del patriarcado y tenía una mentalidad machista.

*
yo también he sido machista
Cuando llegué a la edad del pavo - también conocida como adolescencia - fue cuando sentí muchísimo rechazo hacia todo lo femenino.

Es una edad en la que empiezas a conocerte a ti misma, descubrir quién eres y, en realidad, es una época de experimentación, ya que se define el estilo de ropa que te gusta, por ejemplo, y también es una época donde todo el mundo se vuelve muy imbécil. Y yo fui de las top imbéciles.

Las chicas de mi clase empezaban a maquillarse, a arreglarse, a hablar de chicos y a tontear con chicos. Y como yo no les seguía el rollo pues empezaron a excluirme y tal, aunque siempre lo habían hecho, pero en esta época que eres más consciente de todo, pues lo viví más intensamente.

En esta época pasó de todo: sufrí acoso escolar, por lo que caí muy bajo emocionalmente y me empecé a dar cuenta de que era diferente a todo aquello que conocía y que me rodeaba, y que todo mi entorno era tóxico.

Y yo lo único que quería era salir de ahí y como no podía, empecé a odiarlo todo. Pero siempre en mi cabeza, es decir, nunca insulté a nadie, a pesar de que pensaba cosas muy feas de ellas. Y de sólo pensarlo, ya me daba asco a mí misma.

Cuando digo que fui de las top imbéciles, me refiero a que tenía una mentalidad machista, encima siendo yo mujer, es decir, en mi cabeza estaba de acuerdo con unos aspectos de unas ideas que me oprimían por ser del género que soy.

Evidentemente, esto se debe a unos factores que comentaré más tarde, pero esto era algunas cosas que pensaba:
  • Ropa: yo también pensaba que llevar minifalda, escote o ropa ajustada era de zorras y que era perfectamente excusable que los chicos te miraran de cierta manera acosadora y asquerosa si te vestías así. 
  • Maquillaje: pensé que si te maquillabas era porque tenías problemas de autoestima, que no te aceptabas a ti misma tal y como eras o porque querías llamar la atención.
  • Comportamientos tradicionalmente femeninos: en cuanto a tontear con chicos, ir detrás de chicos, hablar todo el rato de chicos, mostrar tus sentimientos y llorar de la emoción. Para mí todo eso era debilidad y fragilidad, y pensaba que las personas que exteriorizaban sus emociones eran inferiores a las que no lo hacían. 


Lo irónico de todo esto es que también se metían conmigo por todas estas cosas, pero el lado contrario, ya que yo no llevaba ese tipo de ropa, no me maquillaba y no andaba tonteando con chicos:
  • Ropa: a mí la moda no me ha interesado especialmente, de hecho, no me gusta ir de compras y siempre he preferido ponerme ropa con la que me sienta cómoda. Pues resulta que era una estrecha y una monja por llevar bermudas y no shorts, por llevar camisetas de manga corta y no de tirantes. Y también me decían que así mejor porque era una gorda, así que mejor que no enseñara mucho.
  • Maquillaje: yo no me maquillaba - y a día de hoy, tampoco la verdad, porque no me gusta - y por eso, era poco femenina, me insistían constantemente en que debería sacarme más partido - como si eso sólo lo pudiera conseguir el maquillaje -.
  • Comportamientos tradicionalmente femeninos: como yo no iba tonteando con chicos porque, sinceramente, no me gusta la gente pesada y no me gusta que la gente me toque o me acaricie - que era lo que hacían todo el rato -, es decir, ese tipo de acercamiento no me gusta, para mí, claro está - luego los demás que hagan lo que quieran. Más que ligues, los chicos eran mis amigos y empezaron los comentarios de: bollera de mierda

Mires por donde lo mires, las dos perspectivas vienen del mismo sitio: una mentalidad machista, porque, básicamente, en ambos casos, la figura femenina no está siendo libre de hacer lo que quiera.

A mí todo eso me afectaba, evidentemente, hasta que me di cuenta de que, al final, qué más daba la ropa que llevabas, si te maquillabas o no, si te acercabas a los chicos o no, porque al final, te criticaban igualmente.

Y durante mucho tiempo pensé que era simplemente porque las de mi clase me odiaban - y de ahí todo el bullying que me hacían - pero luego me di cuenta que yo en mi cabeza estaba haciendo lo mismo: las estaba juzgando por ser como eran, por hacer lo que hacían, y en realidad, es que somos libres de hacer lo que queramos.

Y por supuesto, que estoy totalmente desacuerdo con esas ideas de mierda: la moda y el maquillaje es un arte, y que cada una se ponga lo que le dé la gana. Dejemos de llamar zorras a las que llevan shorts  y estrechas a las que llevan bermudas, y querámosnos.

*
factores que influenciaron mi mentalidad machista
Con esto no quiero excusarme, ni echarle la culpa al mundo, pero es verdad que, más aún cuando somos adolescentes y estamos madurando, nos influyen muchísimos factores externos, y todo ello se resume en educación.

  • La sociedad: es el factor más influyente de todos porque es la que controla absolutamente todo, ya que es la que construye nuestra mentalidad. ¿Y quién es el boss de la sociedad? El patriarcado. Y que la sociedad sea patriarcal significa que las ideas machistas están muy normalizadas en nuestro día a día, por lo que está normalizado que la figura masculina sea superior a la femenina y que todo lo masculino sea mejor que lo femenino. Y como ves, yo caí en eso. Porque era lo que pensaba que era correcto.
  • Ámbito escolar: yendo a un punto de vista más personal, una de las cosas que también me influyeron bastante era que las personas que me trataban mal en el colegio eran todo chicas, y de hecho, con los chicos me llevaba bastante bien, en general. Entonces, ver que eran las figuras femeninas las que me estaban haciendo daño, pues me sentía muy incómoda y totalmente a disgusto con ellas, y creo que eso también me hizo querer distanciarme más aún de lo tradicionalmente femenino, para no ser como ellas. Ellas eran la única referencia que tenía de figura femenina y eran muy tóxicas.
  • Ámbito familiar: la figuras femeninas de mi familia me presionaban muchísimo para que fuera más femenina, sobre todo, para que me maquillara hasta tal punto que me regalaron maquillaje por mi cumpleaños, habiendo ya dejado claro que no me gusta y que no quiero maquillarme. También, la ropa que llevaba no les gustaba nada y si alguna vez salía a cualquier sitio me miraban de arriba a abajo con cara de asco y es que es realmente desagradable. Por estas cosas, me alegro mucho de vivir fuera de mi casa porque no te imaginas la opresión que sentía y que a día de hoy me sigue pasando cuando vuelvo a casa. De esto, hablé un poco en este post, así que a lo mejor te apetece pasarte a leerlo.
*
cómo cambié el chip
Esto realmente no tiene mucho misterio: el feminismo llegó a mi vida y entonces empecé a desconstruirme y poco a poco, me fui dando cuenta de todo.

La mujer y todo lo que se asocia a lo femenino, sea cierto o no, está muy estigmatizado y creo que todas caemos en ese estigma.

Está bien que una mujer lleve traje y pantalón, y está mal que un hombre se maquille o lleve falda. ¿Por qué? Porque el maquillaje y las faldas son cosas de mujeres, en cambio, el traje es cosa de hombres y está bien, ponga quien se lo ponga.

No sé si en mi caso fue más radical, ya que en muchas cosas tengo más afinidad con lo masculino - y se podría decir que es lado contrario -, pero lo sentí como algo muy exagerado.

Creo que se hace unos años me dices que no pensaría, ni sentiría ese rechazo hacia lo femenino, no me lo creería.

Sinceramente, me alegro mucho de haber cambiado de mentalidad: de todo se aprende y de todo se sale.

Aunque no comparta o no me sienta identificada con algunas cosas "tradicionalmente" femeninas - como nos pasa a todas, supongo - no siento odio, ni rechazo, siempre y cuando la mujer se sienta realmente libre de ser así.
*
¡Espero que os haya resultado interesante!

Te dejo por aquí algunos posts relacionados con esto que he mencionado en el post:


me encantaría que me dejaras en los comentarios: si tú también has tenido ideas machistas, si te pasó algo parecido a mí, si crees que nos educan a odiar lo femenino y cualquier otra cosa que te apetezca comentarme. :)

te espero en los comentarios. ¡gracias por leerme y comentar!

¡Hasta la próxima!

3 comentarios:

  1. Borré sin pensarlo el comentario que había hecho en esta publicación, pero resumiendo, yo también llegué a tener esos pensamientos hace años y al día de hoy cada vez que escucho o leo algo parecido a ellos me entran arcadas, como cuando dicen por algún tipo de cuidado o skincare "eso es muy de mina" mis oídos sufren.

    Creo que todos en algún punto de nustras vidas pensamos de esa manera dejándonos llevar por lo que los adultos decían porque según nosotros lo que ellos dicen (o decían antes, ya no) estaba "bien" y no se contemplaba la idea de que puede ser algo erroneo, como en este caso los estereotipos o "roles de género".

    Me gustó mucho tu entrada y disfruté el leerla~
    Cuesta reconocer que en algún momento de mi vida fuí machista, dios.


    Besos~

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola!
    Tus entradas me parecen súper completas e interesantes, me encantan.
    Yo creo que muchas chicas que ahora nos adentramos en el feminismo hemos tenido comportamientos machistas.
    En mi caso, juzgaba como tú la ropa que se ponían las chicas, cogía manía a las que me parecían "mejores" que yo y me lo tomaba como una competición. También subconscientemente nos asociaba a lo débil y frágil.
    Es cuestión de ir analizándose y abrir la mente, comprender que lo que has aprendido está influenciado y tienes que volver a pensar todo detenidamente.
    Un beso bonita

    ResponderEliminar
  3. Yo creo que todas hemos tenido o tenemos aún algunas ideas machistas por la razón de que es un país que domina el patriarcado, entonces esta muy normalizado como bien has dicho. Además, me he acordado de un vídeo de micromachismos que nos puso una profe en el insti y ahi me di cuenta de que esas acciones, para mi normales sin ningún tipo de machismo, en el fondo si que lo eran. Así que como ves aún queda mucho por hacer,

    un beso!!
    Ainhoa de Infinity life

    ResponderEliminar

¡Hola!
Estoy encantada de que quieras dejar un comentario. ¡Muchas gracias! El blog mejorará gracias a ti.
Pero recuerda que los SPAM y los SPOILERS no están permitidos, así como la falta de respeto hacia mí o a otro usuario que comente.
Gracias.
Blue Butterfly