hola, vengo a despedirme

7/8/19


¡hola a todas!

pues seguramente estéis flipando, la verdad y es comprensible. hace muchos meses que no escribo ni me paso por aquí y vengo a daros una explicación.

como habréis notado, estoy escribiendo en un formato distinto: en minúsculas y además, con otro perfil que se llama hache, pero que sigo siendo yo: blue butterfly.

durante todo este tiempo que he estado sin publicar -sinceramente- no he echado en falta el blog porque al final se convirtió en una carga para mí y en algo muy personal: me lo tomé como si fuera mi trabajo y mi obligación publicar tres veces a la semana a las 19h de la tarde, y al final era un bucle del que no podía salir. hasta que un día llegué a mi límite y no podía más, y tenía que elegir entre la universidad o el blog porque no podía gestionar tanta capacidad de trabajo y tanta presión que me estaba creando a mí misma.

evidentemente, elegí la universidad y es que desde que empecé hace ya casi tres años, pues me cuesta mucho compaginarlo todo. cuando estaba en el instituto era todo mucho más sencillo porque apenas tenía vida social: por circunstancias de la vida no tenía amigas y solo me tenía a mí misma, y como he explicado muchas veces este blog nació de mi necesidad de comunicar, ya que yo en el instituto no tenía ni voz ni voto, y mi única oportunidad para relacionarme era con gente tóxica que me hacía daño y la verdad es que: mejor sola que mal acompañada.

realmente no he venido aquí a explicar porqué elegí y sigo eligiendo la universidad sobre el blog porque no es el tema, pero en realidad, el paso del instituto a la universidad ha sido un cambio más personal que académico. me mudé de ciudad, me cambié de casa y por lo tanto, cambié de ambiente, de gente, de entorno, de todo. y no ha sido fácil. el año pasado estuve estudiando fuera en Alemania y la experiencia me ha hecho madurar y ver las cosas con una perspectiva diferente. he madurado como persona y he madurado acerca de las relaciones sociales, que es un ámbito que hasta que no pasé a la universidad y hasta este año pasado no había profundizado, reflexionado, cuidado, etc.

sé que para mucha gente esto es ridículo porque de normal la gente tiene amigos del colegio, del instituto, de actividades extraescolares, del pueblo, etc. pero no es mi caso, yo no tenía amigos, no tenía a nadie y todo esto es nuevo para mí. y son cambios que me ha costado gestionar y sigo trabajando en ello porque me cuesta mucho conocer gente nueva y todo lo que viví en el colegio e instituto tiene sus consecuencias y aquí están.

por otra parte, el blog me estaba agobiando: cuando digo que llegó un momento en el que no podía más, es que literalmente, no podía más. dejando de lado que si era demasiado subir tres posts a la semana y demás -que sí lo era-, yo misma me estaba exigiendo demasiado. me gusta hacer las cosas bien -y sí soy perfeccionista-, me gusta hacer un contenido elaborado y de buena calidad, y eso me quitaba mucho tiempo. pero lo peor de todo es que esto es algo creativo y hay que darle muchas vueltas a la cabeza para saber qué publicas la semana que viene y encima en mi caso con estos tres bloques de contenido distinto, pues era más complicado aún porque a veces tenías muchas ideas para un bloque y ninguna para otros.

me estaba complicado la vida: ¿no dicen que todo el mundo tiene un talento? pues ese es el mío: complicarme la vida.

ahora estoy de vacaciones: he estado unos días desconectada, descansando, he retomado la lectura, he organizado varias cosas, pero con calma y sin prisa, y me he dado cuenta de que hace mucho que no escribo, ni aquí, ni en mi libreta. y lo echo en falta. echo en falta escribir y echo en falta escribir en el blog. pero no aquí y de esta manera.

he venido a anunciar oficialmente que dejo el blog. hace unos meses por twitter lo puse también, pero quería dejarlo aquí de manera oficial, por eso, en su momento cuando lo puse en twitter, no lo publiqué también porque quería darme un margen de tiempo, continuar con mi vida y luego venir con mi decisión final y realmente la razón.

la razón es la que os comentaba anteriormente. pero hay algo más y es que me gusta mucho este mundillo: me funciona, me siento a gusto y quiero seguir aquí.

por eso me he abierto otro blog y por eso me he cambiado de perfil y de todo: borrón y cuenta nueva. del blog nuevo ya os contaré más adelante, estoy en ello y me lo estoy tomando con calma.

realmente no sé muy bien qué quiero hacer: sé que quiero publicar cuando me dé la gana, lo que me dé la gana, aunque me conozco y sé que siempre necesito un orden, una estructura y un porqué para aclararme qué estoy haciendo, y lo que tengo claro, por lo tanto, es que no va a tener una temática fija porque se me da fatal.

tampoco quiero cometer los errores que he cometido con este blog: presionarme muchísimo, hacerlo todo más complicado -aunque seguro que se me complica porque soy complicada porque no soy capaz de encasillarme.

¿y porqué te abres un blog nuevo y un perfil nuevo? ¿por qué no continuas con este?

como decía antes, este blog nació a partir de la necesidad de comunicarme, desahogarme, entretenerme, a partir de una situación y una época muy mala en mi vida. abrí este blog con catorce años y lo he tenido hasta los dieciocho / diecinueve. ahora tengo veinte. he cambiado, he madurado muchísimo gracias a la gente que he conocido a lo largo de estos dos años, he aprendido muchas cosas, me he independizado, y ahora mi vida es diferente y yo soy más feliz.

este blog tiene de todo porque no sé quién soy y tanto cambio es también porque estaba buscando mi identidad: una época me creía escritora, otra quería ser lectora editorial, luego más activista... y quizás soy todas esas cosas, no lo sé... es una asignatura pendiente. el caso es que este blog pesa. pesa mucho. no solo porque tiene muchas más de quinientas entradas, sino porque hay tanto de mí aquí, de esa época: hay relatos que escribí, que lo lees ahora y son un cuadro, pero los leo a día de hoy y me acuerdo de cómo me sentía, hay contenido con el que ya no me identifico, hay mucho ruido, hay cosas que sobran, cosas que no necesito.

son cinco años de mi vida y necesito dejarlo ir ya. no me identifico con el nombre blue butterfly y en su día me pareció muy cuqui y que encajaba perfectamente conmigo pero ya no, y de hecho, todo este proceso de plantearme si dejar el blog empezó a partir de eso: de que el nombre ya no me gustaba.

espero haberme explicado bien. ahora mismo no sabría explicarlo mejor, la verdad.

el caso es que tarde o temprano me volveré a pasar por aquí para anunciar mi nuevo blog, por si me queréis seguir por allí.

de momento, tengo twitter también: no lo uso mucho pero ahí está.

gracias por leerme y por supuesto que os espero en los comentarios.

hache.

pd: no voy a borrar el blog. de momento, se queda público, pero seguramente en un futuro lo ponga en privado para mí.